Cómo se integran las empresas en un modelo colaborativo

El modelo colaborativo se asienta sobre la idea de compartir, tanto espacios, como ocupaciones o clientes, una respuesta que cada vez cobra más presencia e interés. 

Se trata de un cambio en la forma de pensar en la organización de una empresa, su estrategia, modos de trabajo, e incluso, su liderazgo. Lo cierto es que trabajar de forma colaborativa es hacerlo en equipo, pero en el sentido más amplio de la expresión. Se trata de una fusión que ha de fluir y que requerirá de un esfuerzo por parte de los trabajadores, pero que una vez esté implantada, ¡dará muchos beneficios!

¿Cómo lograr que una empresa se integre en este tipo de modelos colaborativos? ¿Cómo romper la barrera del miedo a la posesión del cliente, a la competencia, o a la comparativa de habilidades y cualidades con otros profesionales? ¡Sigue leyendo y descubre las claves!

Fomentar la comunicación

La comunicación es fundamental en estos ecosistemas. Hablar, escuchar y llegar a acuerdos se convierten en requisitos aún más imprescindibles. 

Si se propician entornos en los que las personas puedan comunicarse de manera óptima, se alcanzarán soluciones más novedosas y creativas. Por ello, se han de abrir canales de comunicación adecuados, reuniones y encuentros que potencien además el sentimiento de grupo y la motivación.

Adelantarse con la innovación y la tecnología

Será imprescindible apoyarnos en la tecnología, que será ahora más que nunca nuestra mejor aliada. Un ejemplo claro lo vemos con el teletrabajo, que ha ganado impulso con la crisis del coronavirus y ha posibilitado una continuidad laboral que en muchos ámbitos era inimaginable.

Para continuar en esta línea, será necesario organizar grupos de trabajo que nos llevarán también a innovar y explorar nuevos territorios con los que sorprender a los clientes. ¡Todos salimos ganando!

Establecer relaciones transparentes y recíprocas

En estos espacios trabajan personas y empresas con perfiles diferentes, especializadas en distintos ámbitos, algo que será sin duda una ventaja competitiva. Pero para trabajar correctamente en este ambiente, los trabajadores tendrán que ser capaces de adaptarse a grupos flexibles y responder a objetivos comunes. Todas las opiniones son importantes, ¡no sabes de dónde puede surgir la próxima gran idea!

Cocrear, aprender de la mano de otro

Las colaboraciones son muy enriquecedoras, también desde el perfil profesional. Para aprovecharlo al máximo, será necesario tener la mente abierta y aprender de nuestros compañeros.

La persona con la que colaboramos compartirá con nosotros su conocimiento en su área de especialización, una oportunidad única y también recíproca, ¡beneficiará a ambas partes!  

Los modelos colaborativos cuentan con una estructura diferente, con una jerarquía que no sigue los parámetros de las empresas tradicionales. Así, es necesario contar con controles, promover la transparencia y la participación y dar datos a todos los integrantes de la comunidad.

En The Hub of Brands lo tenemos claro, tras cinco años desarrollando un modelo innovador, podemos decir que es todo un éxito. Trabajar con diferentes empresas es un proceso enriquecedor y con ello se consigue que grupos de profesionales logren ser más productivos y eficaces. Ahora más que nunca es momento de apostar por la colaboración. ¿Hablamos? 

 

Post by Comunicacion